EL RETORNO DE LOS GRANDES

Javier Pineda Bruno

Todo estaba listo para que muchos de los más grandes futbolistas de Zirándaro de los Chávez, Guerrero, retornaran al escenario de sus exitosas carreras: la cancha Garibaldi Pineda, el 28 de septiembre de 2019.

Desde un par de días antes, se había anunciado el partido de Zirándaro local contra Zirándaro visitante, integrados por futbolistas de más de 50 años de edad y la convocatoria surtió sus efectos, un buen número de personas se congregó en las tribunas. Los rostros habituales de Flavio Bermúdez El Caporal, Enriqueta García La Mona, Jaime Cornejo Catato y muchos más esperaban expectantes el duelo de tantos jugadores talentosos.

La memoria futbolística conservaba intactos los recuerdos de la fructífera longevidad de Arturo Salmerón, el esfuerzo generoso de José Luis Arellano y Hoguer Mondragón, la ubicuidad eficaz de Fernando Núñez y Fabián Osorio, la marca implacable de Virgilio García y Carlos Alvear, el empuje eficaz de Justino Damián, Jesús Cárdenas, Cutberto Mendoza y Humberto Bruno, el olfato goleador de Bonfilio Peñaloza, la contundencia de Martín Pineda, la calidad y visión de Emigdio Núñez, Rigoberto Ochoa y Juan Mondragón, la disciplina táctica de Enrique Ochoa, la solidez defensiva de Othoniel García y Lupe Aguirre, el liderazgo de Saúl Silva, así como el equilibrio productivo de Enrique Peñaloza.

La tarde, el clima, el ambiente y el estado de la cancha resultaban propicios para presenciar un buen duelo. El equipo local inició con Cutberto Mendoza en la portería, Virgilio García, Nicolás Díaz, José Luis Arellano, Malver Alvear, Carlos Alvear, Enrique Peñaloza, Adrián Palacios, Guadalupe Aguirre, Jesús Cárdenas y Abelardo Palacios. Por su parte, los visitantes plantearon una alineación agresiva con tres defensas, dos medios de contención, dos medios ofensivos y tres delanteros. El portero fue un maestro, de nombre Moisés Miranda Olalá; defensas: Ramón Vázquez, Arturo Salmerón y Othoniel García; medios defensivos: Fernando Núñez y Fabián Osorio; medios de ataque: Juan Mondragón y Mito Núñez, mientras que en la delantera estuvieron Justino Damián, Bonfilio Peñaloza y Martín Pineda.

El partido empezó con algunas imprecisiones de ciertos jugadores que hacía mucho tiempo que no pisaban una cancha de futbol y el buen desempeño de quienes siguen jugando de manera habitual. Hubo momentos de dominio alterno y el ritmo fue pausado, generalmente, pero siempre se buscó el arco enemigo.

Lamentablemente, alrededor del minuto 15, Mito se lesionó y fue sustituido por Humberto Bruno. Con ello se frustró la posibilidad de seguir disfrutando del talento de uno de los jugadores históricos de nuestro balompié, quien, mientras estuvo en el campo, dio muestras de su clase, técnica y buen toque.

En una jugada, Jesús Ortega La Maestra, que había ingresado de cambio, entró solo al área y venció al portero, para poner adelante en el marcador al equipo local y así se fueron al descanso. En ese lapso, Othoniel fue sustituido por Maximiliano Martínez El Chueco y Ramón Vázquez por Javier Pineda.

Durante el receso, el Zirándaro local le entregó un reconocimiento muy merecido a Héctor Fernando Núñez García, quien había decidido retirarse en ese partido y con ese marco.

Al reanudarse las hostilidades, se permitió el ingreso de Faustino Muñoz Tino con el Zirándaro visitante, debido a que este equipo tenía poca gente y a que los contrarios contaban entre sus filas a tres jugadores menores de 50 años, al igual que Tino. Éste sustituyó a El Chueco.

Martín Pineda se hizo presente en el marcador, como era habitual antaño, anotó el 1-1 y el 2-1, ambos en jugada colectiva y con tiros fuera del área, mientras que Jesús Cárdenas hizo efectivo un tiro de castigo, con cierta colaboración del portero, para dejar las cifras definitivas en un justo empate a dos goles. También ingresaron Leonardo Alcaraz, Hoguer Mondragón, Gabino García, Cándido Muñoz, Genaro Alcaraz, Enrique Ochoa y Rubén Pineda.

Fue un duelo muy reñido y parejo, además de limpio, en el que el resultado pasó a un lugar secundario y cedió su sitio a la convivencia deportiva de muchos jugadores que años atrás sostuvieron una rivalidad enconada, con tintes de enfrentamientos personales, que sólo alguien con la visión, inteligencia y personalidad de Jaime Bermúdez Núñez fue capaz de eliminar y juntar una generación de futbolistas excelentes, para integrar un equipo muy competitivo y generar amistad entre quienes se veían como enemigos.

En un ejercicio de estricta justicia, se deben mencionar los jugadores más destacados del encuentro. Fueron: Carlos Alvear, Enrique Peñaloza, Nicolás Díaz, Jesús Cárdenas, Humberto Bruno, Martín Pineda, Fernando Núñez, Justino Damián, Fabián Osorio, Arturo Salmerón y Juan Mondragón.

Se tenía la pretensión de, que cinco minutos antes de concluir el partido, ambos equipos hicieran una valla para despedir a Héctor Fernando Núñez García, pero, debido a que salió antes de cambio, no se llevó a cabo lo programado.

Al final, considero que el balance fue muy favorable. Hubo destellos de buen futbol, al principio dominaron los visitantes y, al final, el equipo local tuvo la posesión del esférico.

Una diferencia entre los partidos del 15 y del 28 de septiembre fue el ritmo, el de los más jóvenes fue muy intenso y sostenido, mientras que dos coincidencias fueron comprobar que muchos de los futbolistas retienen lo que tuvieron y, en segundo lugar, que los goleadores hicieron sentir su jerarquía: Salvador Pineda Bermúdez, Armando Pineda Pineda, Martín Pineda Bruno y Jesús Cárdenas.

Lo ideal hubiera sido que acudieran más jugadores a la convocatoria, entre ellos Huber Macedo Aguilar. Se invitó a muchos y no pudieron asistir, lo que fue una lástima, porque difícilmente se volverá a presentar una oportunidad similar.

Entre quienes asistieron y no pudieron jugar, se encuentran Rigoberto Ochoa, Jesús Maldonado Quirino, Favio Mora y Saúl Silva.